Partir ya es un viaje

6 de junio de 2012

By MARTHA ZEIN

El lastre tiene mal predicamento. Si te dicen “suelta lastre” te imaginas que llevas un peso específico sobre las espaldas que te impide caminar… una pesadilla. Sin embargo en estos días me he reconciliado con él. Cuando la humanidad comenzó a navegar llenaba la panza de sus embarcaciones con piedras, tierra y escombros para consegui la estabilidad necesaria con la que afrontar una navegación. Una vez que llegaban al destino y fondeaban, lanzaban las piedras por la borda y así dejaban espacio para las nuevas  mercancías.

En el Mediterráneo una de las más preciadas era la sal… otra forma de ausencia de agua.

Esta es la explicación por la que en numerosas bahías de este mar aparecen insólitos bancos de piedras volcánicas, por ejemplo. Son extrañas rocas grises en medio de una arena blanca y fina, como sucede en la Playa de los Náufragos, Torrevieja, una costa que el año pasado Toni recorrió en el barco del WWF solar (si pincháis este link accederéis a las fotos de aquella experiencia). Se trata de un viejo rastro:  son las “piedras de lastre” de las embarcaciones procedentes de Escandinavia que comerciaban con la sal.

Es decir: el lastre nos recuerda aquello que nos dió estabilidad y que, si lo soltamos, nos hará más liger@s. Doy las gracias a nuestros lastres, que nos retienen en puerto. Yo también les dejo partir. Sortim.

Obra de Vladimir Kush

Anuncios

De aquellos mares… éste

4 de junio de 2012

By MARTHA ZEIN

Comuniones laicas

Este invierno contactamos con una certeza: si la vida cotidiana se convierte en un reto ¿Por qué no lanzarnos abiertamente a aquello que sabemos que es un reto porque es “el nuestro”?. Así fue como nació la idea de navegar más (más tiempo y de otra manera) por el Mediterráneo. Ahora, con el culo en el agua (como diría Giacomo), miramos hacia atrás y comprobamos que los sueños no se cumplen de golpe sino que van forjándose en el tiempo.

El primer paso de este viaje comenzó en 2008. Una buena amiga, Carlota, nos acercó al Malena, “nuestro” primer velero. Kostas, su dueño, nos enseñó a tomar el timón con respeto profundo al cielo, al mar y al propio barco. !Gracias!. No hicimos un viaje, compartimos un recorrido… y lo hicimos con Quique, Manuela, Víctor, Katia,  Didac, Tofol, Vicenç, Oskar, Bruce, Mandy, Elías. y su primito.. Aquellos días nos nació una sonrisa que se alarga hasta aquí y ahora.

Carlota tomó las riendas del blog, que se bautizó “Pa mi que va pa total”. La foto de la portada la hizo Toni en uno de los pequeños puertos del Jónico. Si pincháis en ella podéis ver todas las instantáneas de aquel trayecto. !Cerca de 500!.

By MARTHA ZEIN

Nuria Román demuestra que se puede coser la tierra, aquí están sus agujas…

Gracias a esta pintora, escultora y amiga hemos comprendido  además, que el Brancaleón irá enredando su ruta en torno a una hebra imaginaria, el Paralelo 40º, capaz de coser paisajes naturales de gran importancia ecológica en todo el mundo.

A su paso por el Mediterráneo enlaza rincones de especial interés, el primero es Menorca, nuestro destino inmeditao. En esta isla (uno de los puertos naturales más grandes del mundo) el Paralelo 40º pasa por una zona cercana al cabo de Favaritx, uno de los terrenos geológicos de la Era Primaria más antiguos y mágicos de Baleares.

Menorca fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en octubre de 1993. Como puede comprobarse en el mapa, esta linea imaginaria atraviesa Sicilia, Grecia (El Monte Olimpo también es reserva de la Biosfera reconocida por la UNESCO), Turquía (Ankara y Camili, otra reserva de la Biosfera de la UNESCO)… La instalación promovida por Nuria, y en la que intervienen otr@s artistas, enlaza numerosas Reservas de la Biosfera del planeta a través del arte. De alguna manera l@s navegantes del Brancaleón nos uniremos a su relato. Podéis ver más detalles de su proyecto si pincháis esta foto.

By MARTHA ZEIN

¿Cuánt@s aparecen en la foto?. ¿3? ¿4? ¿5?

Siento predilección por l@s que salen en el fondo de la foto, por eso me encandiló Tren de Sombras (1997, José Luis Guerín) y por eso recuerdo la historia que me contó José Ramón Da Cruz. Desde hace más de veinte años mantiene en su mesilla de noche la fotografía del día de su matrimonio. En ella, en segundo plano, junto al estanque del Retiro, aparece un hombre tomando un helado. Desde entonces este desconocido forma parte del imaginario de mi amigo (un gran cineasta). José Ramón lleva años preguntándose quién será ese tipo que lame un cucurucho, si se imaginará que forma parte de la intimidad de una pareja…

Bueno, no es la circunstancia de la foto superior, pero sucede algo parecido. En esta imagen aparece Adrián, responsable de InoxSolutions, sosteniendo una pieza del motor en las manos. Roberto (al que ya conocéis), parece preguntarse qué demonios nos hace sentir  tan satisfech@s. Ahí donde la véis es la sencilla solución de un montón de desvelos. Durante más de un mes Toni ha buceado en las entrañas del velero, buscando la razón de que aparecieran esas burbujas inoportunas en el circuito de refrigeración… Aquí le tenéis en plena acción.

En busca de la solución para la refrigeración del motor, se ha hecho un experto en este “British Motor Corp Commodore 3500” (instalado en el barco en 1965). Afortunadamente se encontró en el camino con Mike, capitán del Gilana, quien después de vivir en un velero durante más de 13 años con su compañera Laura y su hija Liz, conoce los secretos de los barcos. Su sabiduría, su generosidad y su compromiso con quienes pelean por cumplir un sueño hizo de Toni un magnífico discípulo. Fue él quien ayudó a desmontar la bomba, toda una joya de la ingeniería. Aquí la tenéis, despiezada.

Y así es como aparece la otra bomba de agua, a la que también que tuvimos que meter mano, en el manual de 1965.

Hasta que no vi a Rubén Rial pasar las hojas de este destartalado libro de instrucciones no comprendí que se trataba de un ejemplar “de lujo”. Hay que explicar que este venerable profesor de universidad, experto en neurofisiología (concretamente en el sueño de reptiles como las lagartijas) es un apasionado de los motores por su condición de manitas/inventor. Es el primer ser humano que conozco capaz de lanzar exclamaciones de júbilo (muy cercanos a los piropos) ante ciertos detalles técnicos. Ahí va la portada del manual:

Esto explica que donde un@s ven tres, algun@s vemos cuatro (tres humanos y un tubito con historia)… y otro, incluso, ve cinco.

By MARTHA ZEIN

El fuster (carpintero), por supuesto.

Se llama  Roberto. Le conocimos por casualidad. Es uno de esos encuentros que vamos ganando a medida que avanzamos en este viaje, porque navegar comienza mucho antes del día en que se zarpa. Por cierto, cada vez le encuentro más sentido a un viejo libro “Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta” (Robert R. Pirsing). Lo he recuperado y ahora lo estoy releyendo.

En la foto superior Roberto está haciendo el soporte de la mesa que instalaremos en la bañera cada vez que queramos comer en cubierta.  En la de abajo, sudando la gota gorda mientras adapta el molinete (con el que subiremos el ancla). A estas alturas, el Brancaleón ya ha estrenado placa solar, molinete, piloto automático… !y hasta colchonetas!.

P.D. Nosotras también decimos !Donde hay pelo hay alegría!

By MARTHA ZEIN

Hace unos días un colega me contaba que se despertó en medio de una pesadilla gritándole a su novia (como si estuviera en peligro) “!No salgas de la Eurozona, no salgas de la Eurozona!”. A partir de ese momento, nuestro viaje pasó a un nivel superior de aventura en mi imaginación: Si os fijáis bien en la ruta (de Mallorca hacia Grecia, ver el post del 22 de mayo), os daréis cuenta que bordearemos los límites del euro…

Bueno, esto tiene que ver con la filosofía del viaje: vivir con menos, simplicidad, respeto al entorno y a nuestros semejantes… y pocas transacciones monetarias por el medio. Toni lo llama “hacer microfisuras de improductividad anti Merkel”. Por el momento ya somos 14 los que nos hemos subido a este barco. El Brancaleón está lleno julio y agosto. Nos quedan huecos en junio y en septiembre. !Pasad la voz a quienes os gusten mucho!.

Ay, apenas quedan tres días para la partida.

By MARTHA ZEIN

!Cómo no iba a ser así!. Cine como punto de partida: Mamen comentaba el otro día que un veneciano amigo de Juan le contó el trasfondo del nombre  del velero, “Brancaleone”. Remite a una película rodada en los sesenta, l’armata Brancaleone (de Mario Monicelli). En la imagen superior, un fotograma de la peli.

Se trata de una comedia italiana que refleja las costumbres de la caballería medieval de manera jocosa a través de la historia de un caballero idealista y un puñado de bribones que a pesar de su inexperiencia y sus miedos confrontan peligros reales como la peste negra, los ataques sarracenos, bizantinos y bárbaros… y llevan a buen término su misión. La peli tuvo tanto éxito que se hizo un sitio en el idioma italiano. Ahora la expresión “armata brancaleone” se usa para designar a un grupo improvisado de personas que llevan a buen fin lo que se proponen de manera poco ortodoxa.

No he visto la película pero el asunto me recuerda a otra, también italiana, de los años ochenta. Se trata de E la nave va, de Federico Fellini. La imagen del rinoceronte en la barca llegó a mí antes que la peli, era el cartel que presidía el despacho de quien me enseñó todo sobre los documentales de investigación: Carlos Estévez.

By MARTHA ZEIN

A ver, centrad la mirada, no es ninguno de los dos hombres, el piloto automático es lo que tiene uno de ellos en la mano. O sea: esto:

          Así, podremos navegar mientras pescamos, leemos, comemos…

Ésta es la ruta prevista

22 de mayo de 2012

By MARTHA ZEIN

Ésta es la ruta prevista

Si pincháis en la foto os podréis bajar el KMZ del viaje. Con Google Earth llegaréis a ver todos los detalles. Toni ya ha hecho unos cálculos aproximados. En total: 2.500 millas. Miles de puntos de encuentro… ¿Os apuntáis a alguno de los tramos?.

Comienza la cuenta atrás

20 de mayo de 2012

By MARTHA ZEIN

Por fin hemos hecho que el velero respire. No imaginaba que fuera tan agradable escuchar el gruñido de un motor. Sucedió hace un par de días, en el puerto del Cocodrilo (Bonarie): Después de semanas de empeño, Toni lograba arrancar el bramido adecuado al Brancaleón (el nombre de nuestro velero). Con él, nosotr@s empezamos también a ponernos en marcha.

Por el momento nuestra ruta es una suma de botones amarillos en un Mediterráneo uniformemente azul. Nos gustaría compartir el recorrido, virtual y realmente.

Si quieres saber por dónde pasaremos ahí van algunos nombres: Menorca, Cerdeña, Túnez,  Sicilia, Islas Lípari (Eolias), Estrecho de Mesina, sur de Italia, Bari y cruzar el Adriático hasta los parques naturales de Croacia.